¿Qué tenemos que hacer si una persona ha sufrido cualquier tipo de momento traumático?

Este hecho puede haber sido por todo tipo de hechos ya puedan ser fallecimiento de personas queridas, desapariciones o simplemente haber visto unos hechos que puedan haber desarrollado algún tipo de afecto y trauma hacia aquellas personas que lo han sufrido ya sean personas conocidas, familiares, o simplemente que seamos testigos de esa escena.

Las reacciones más frecuentes después de dichos momentos traumáticos son sentirse sobretodo triste, impotente, confundido, emocionalmente bastante desorientado.

Estos afectados pueden llegar incluso a tener pesadillas o todo tipo de pensamientos depresivos que provoquen un bajón de animo a aquella persona. Otras personas que hayan sufrido dicho trauma lo superaran más rápido que otras, por lo tanto nos debemos de apoyar mutuamente.

¿Cómo debemos reaccionar los familiares o conocidos?

Lo que tenemos que hacer los familiares, personas conocidas o amigos básicamente es hacer este seguido de acciones o apoyo hacia esa persona:

  • Pasar más tiempo con aquella persona, y sobretodo animarle y hacerle sonreír.

  • En compañía todos los problemas se hacen más pequeños.

  • Si le quiere ayudar, deje que hable de cómo se siente, que se desahogue con usted ya sea con llantos o explicándole todo lo que siente, y usted en todo momento deberá de apoyarle y animarlo.

  • Tener siempre a alguien que le respalde.

  • Tener todo tipo de entretenimientos para distraerse y no pensar en pensamientos negativos.

 

  • Ayudar a que no descuide su alimentación.

¿Y si necesita más ayuda?

Está claro que para algunas personas no es tan fácil superar algo así y por ello necesitan ayuda externa para poderles ayudar.

Estas personas normalmente son las que vivieron de primera mano todo aquello que pasó.

Para detectar cuándo esa persona necesita ayuda externa, es decir, cuándo es el momento de ofrecerle apoyos externos para solucionar esos problemas, hay que detectar estos indicios:

  • Sigue muy afectado/a, con mucho miedo en todo momento.

  • Actúa de manera distinta a la normal.

  • No puede seguir trabajando o cuidando a sus hijos con normalidad.

  • Las relaciones con amigos o personas queridas se han ido empeorando.

  • Tiene muchas pesadillas o está constantemente nerviosa.

  • Se siente depresivo/a en todo momento sin disfrutar en cualquier momento.

En todos los casos, normalmente si vemos a alguien afectado de esta u otra manera, lo mejor y lo más recomendable siempre es que hagamos lo máximo posible para elevar su ánimo, para distraerlo de ese bucle emocional o mental en el que se encuentra, empujarlo a hacer actividades que a él le gusten o algún deporte o afición que tenga.

Pero si usted es el afectado márquese una rutina para intentar distraerse y estar con sus personas queridas y contarles lo que siente para poderse desahogarse.

Te recomendamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.