AYUDA AGORAFOBIA

El trastorno de la agorafobia se genera por alguna experiencia negativa por parte de la persona, quien al evitar las situaciones parecidas está desarrollando un mecanismo de aprendizaje que hace permanecer el problema. El tratamiento cognitivo-conductual de la agorafobia es el más exitoso entre los utilizados y se basa en someter al paciente a una exposición gradual a las situaciones que típicamente le provocan la ansiedad.

La agorafobia puede o no estar acompañada de:

  • Crisis de angustia: que el DSM-IV define como la «Aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 min:
    • (1) palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca
    • (2) sudoración
    • (3) temblores o sacudidas
    • (4) sensación de ahogo o falta de aliento
    • (5) sensación de atragantarse
    • (6) opresión o malestar torácico
    • (7) náuseas o molestias abdominales
    • (8) inestabilidad, mareo o desmayo
    • (9) desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo)
    • (10) miedo a perder el control o volverse loco
    • (11) miedo a morir
    • (12) parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo)
    • (13) escalofríos o sofocaciones»
  • Trastorno de angustia: «La característica esencial del trastorno de angustia es la presencia de crisis de angustia recidivantes e inesperadas, seguidas de la aparición, durante un período como mínimo de 1 mes, de preocupaciones persistentes por la posibilidad de padecer nuevas crisis de angustia y por sus posibles implicaciones o consecuencias, o bien de un cambio comportamental significativo relacionado con estas crisis (Criterio A)». Hay que distinguirlas de los efectos que produce algunas substancias como la cafeína o enfermedades médicas como el hipertiroidismo.

Los episodios de pánico deben distinguirse de las crisis de pánico que se presentan en los trastornos fóbicos claros, como ya se ha mencionado. Las crisis de pánico pueden ser secundarias a un trastorno depresivo, en especial en varones. Trastorno de pánico no debe ser el diagnóstico principal si simultáneamente se satisfacen las pautas de trastorno depresivo.

TÉCNICAS DE AYUDA Y TRATAMIENTO DE LA AGORAFOBIA

  • Entrenamiento en respiración: Consiste en aprender a cambiar un patrón de respiración rápida por uno de respiración lenta. Ante situaciones de alta ansiedad una respuesta común es hiperventilar, y con ello podemos provocar la aparición o intensificación de toda una serie de síntomas que no harán más que prolongar e intensificar la ansiedad. En el programa de tratamiento para el Trastorno de Pánico, se enseña una forma de respiración lenta que actúa como técnica de relajación, para ayudar a afrontar la situación que produce ansiedad de una forma más serena y eficaz.
  • Técnicas de cambio de pensamientos: Un aspecto importante en nuestra reacción ante lo que nos ocurre o ante las situaciones con las que nos encontramos es el modo en que interpretamos esos sucesos o situaciones. Lo que pensemos acerca de las situaciones, el significado que les demos, es lo que va a determinar cómo nos sentimos acerca de ellas. En ocasiones, hacemos interpretaciones erróneas, y ello nos lleva a sentimientos de malestar. Con las técnicas de cambio de pensamientos intentamos hacer como un científico: probar hasta qué punto estábamos acertados o equivocados en nuestra interpretación de la situación. Encontrar modos alternativos de pensar acerca de lo que nos ocurre conduce a sentimientos menos perturbadores y nos permite afrontar mejor esas situaciones. En el tratamiento para el Trastorno de Pánico, se enseña cómo identificar, desafiar y combatir los pensamientos o interpretaciones «catastróficas» que se hacen de los síntomas de los ataques de pánico. Con las indicaciones de los terapeutas, la persona aprende a buscar interpretaciones más objetivas sobre las consecuencias de las sensaciones corporales en los ataques de pánico. De esta  manera, se pueden afrontar mejor los ataques de pánico y disminuir la frecuencia de los mismos.
  • Exposición en vivo y exposición a las sensaciones corporales: Si conociéramos a alguien que desea aprender a ir en bicicleta, pero que cuando lo ha intentado se ha caído de la bicicleta ¿qué le aconsejaríamos? Probablemente que se subiera de nuevo a la bicicleta. La mejor forma de vencer un miedo es enfrentándose a él. La exposición en vivo consiste en ir abordando de manera gradual y progresiva las situaciones que producen miedo y ansiedad, permaneciendo en ellas hasta que el miedo o la ansiedad empiezan a perder intensidad. En el tratamiento para el Trastorno de Pánico, se elabora una jerarquía individualizada de las situaciones temidas que la persona va afrontando progresivamente. Asimismo se realiza un afrontamiento de las sensaciones corporales que se dan en los ataques de pánico y que las personas temen.
  • Exposición en RV: Presenta muchas ventajas frente a la exposición tradicional: es segura, en tanto que la persona (y el terapeuta) controlan en todo momento lo que ocurre en el ambiente virtual, cosa que en muchas ocasiones depende del azar en las exposiciones en vivo; se puede repetir la exposición a una situación todas las veces que sea necesario hasta conseguir que la ansiedad baje y la persona se habitúe a lo que teme; no es necesario abandonar la consulta, lo que supone un ahorro importante en tiempo y en desplazamientos; y, por último, permite diseñar «a medida» la jerarquía de exposición, con lo que la persona puede exponerse a prácticamente todas las situaciones posibles, e incluso a las imposibles. En el tratamiento para el TP/Agorafobia la persona dispone de todo un abanico de situaciones relacionadas con las situaciones agorafóbicas, las que se suelen evitar para que no se den los ataques de pánico. Todo esto se consigue a través de la inmersión y la navegación a través de los distintos escenarios virtuales que estamos diseñando para el tratamiento del Trastorno de Pánico y la Agorafobia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.