¿Hay relación entre las redes sociales y la ansiedad?

Cada vez hay un incremento en las personas que experimenten una angustia por estar expectantes a una supuesta respuesta virtual inmediata.

Este trastorno de ansiedad en las redes sociales es una novedad dentro de la psiquiatría y psicología, sobretodo en personas que no se pueden interactuar cara a cara o simplemente experimentan esta ansiedad por estar esperando una respuesta virtual de la persona con la que estaban hablando o algún simple me gusta.

Uno de las particularidades de este trastorno es que como en el trastorno de ansiedad social empiezan a aparecer unas dificultades para interactuar con otras personas, por síntomas como la timidez, el tartamudeo, temblores, entre tipo de síntomas que empiezan a crecer en las redes sociales.

La gran mayoría de personas que tienen un trastorno de ansiedad social, se refugian en las redes sociales para no tener ese contacto visual con otras personas o el mismo uso de estas redes sociales son las causantes del motivo de la ansiedad, ya sea por una cosa tan simple como que el interlocutor no te dé una respuesta.

O el ejemplo más clásico actualmente que al colgar una foto no logres alcanzar los me gustas previstos, es una cosa tan insignificante pero que le causa a la persona que lo sufre una sensación de ansiedad y puede que empiece a preguntarse qué ha hecho mal, o que simplemente piense que las personas o amigos con los cuales se vincula no la quieren, lo que lleva a problemas de autoestima.

Pero el problema más grave que se ve, es el de salir de las redes sociales y dar el salto a la vida social, porque pueden ser bastante abiertos y sinceros por vía internet pero una vez cara a cara no son capaces de transmitir lo mismo con éxito.

Uno de los hechos que provoca esta ansiedad es que los jóvenes es que se ve como una necesidad entre ellos el estar constantemente presentes en las redes sociales.

Entre los jóvenes hay el temor de sentirse desplazados, algunos expertos en internet lo conocen como FOMO, básicamente consiste en que la mayoría de los jóvenes están aguantando una gran presión para mantenerse activos y en contacto con sus amigos para que ellos no tengan una sensación de rechazo.

Hay una estimación de que el 90% de los jóvenes tienen presencia en las redes sociales, cada vez es más normal ver a jóvenes estar completamente conectados a estas redes hasta altas horas de la noche, pero este hábito puede llegar a desarrollar un mayor riesgo a la hora de poder tener problemas emocionales, ya que esto les puede producir perturbaciones en el sueño que genera ansiedad en ellos o incluso depresiones.

Esto puede llegar a convertirse en un gran problema a largo plazo si continúan con estas costumbres ya que sus efectos seguirán prolongándose a más largo plazo.

Te recomendamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.