Contracturas consecuencia de la ansiedad

Cuando se tiene miedo o temor a no controlar las cosas, cuando el día a día te supera y te vienen tantos problemas encima, una de las reacciones que puede tener tu cuerpo es la ansiedad, una emoción que te indica que has de pararte y pensar en lo que está pasando.

La ansiedad te hace quererlo controlar todo, no confiar en nadie y estar en un estado de alerta continuo que supone un gran desgaste, tanto mental como físico. Y es en el físico donde se manifiesta con contracturas musculares.

¿Alguna vez has tenido contracturas en el cuello o en la espalda en los momentos en que la ansiedad ha estado presente? Si la respuesta es afirmativa, estás ante una consecuencia de ese problema que tienes que, de no aliviarse, el dolor puede ir a más, ya sea el físico y/o el mental.

 

Cómo aliviar las contracturas por ansiedad

Hoy día existen tratamientos para la ansiedad que ayudan a las personas a mejorar su estado. Es cierto que la ansiedad no suele ser permanente sino que se da en ciertas épocas, cuando se tiene más trabajo, cuando hay problemas personales o profesionales, o algún imprevisto. La medicación, con relajantes, es lo más efectivo, así como ejercicios como el yoga.

En cuanto a las contracturas, el ejercicio físico (natación, pilates) o la fisioterapia son dos ejemplos que pueden ayudar a mejorarlas ya que, cuando el cuerpo está en tensión y en alerta debido a la ansiedad, los músculos se endurecen y hacen que, el movimiento, se ralentice, de ahí las contracturas al querer moverlos.

En la mayoría de los casos, estos dolores suelen desaparecer cuando la ansiedad se va ya que son síntomas propios de este problema. Para ello, lo mejor es acudir a un experto que pueda ayudarte a tratar los problemas y la forma de llevarlos para evitar la ansiedad que sientes.

Te recomendamos

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.