¿El otoño empeora mi ansiedad?

La temporada de otoño puede ser complicada para los que sufren ansiedad. Junto con sus bellos colores, otoño es una temporada de transición. Por ello las personas sensibles al cambio pueden anunciar signos de desequilibrio cómo nerviosismo, insomnio, estreñimiento, digestión errática y la piel repentinamente seca o agrietada.

Para cualquier persona que sufre de estrés o ansiedad a de saber que esta es la temporada que puede ser la más difícil. Por ello os ofrecemos algunos consejos para afrontar esta época y nutrir su nervioso sistema.

Consejos para ayudar a calmar la ansiedad durante el otoño

Aprovechar para tomar paseos en la naturaleza, apreciar las vistas y los sonidos que le rodean. Oír y sentir los pies en conexión con la tierra. Tenga cuidado de mantener las orejas calientes y cubrirlas si hace viento. Muchos enfermos de ansiedad se sienten incómodos con el viento que sopla alrededor de sus orejas.

Actividad social sana. El retiro y el aislamiento no siempre tranquilizan, por lo que debes buscar actividades sociales satisfactorias, informales y divertidas.

Utilizar aceite corporal. Intente darse un masaje a sí mismo con aceite de sésamo caliente . El aceite de sésamo lubrica y calienta la piel, las articulaciones y los músculos. Esto ayudará a aliviar la ansiedad y la sequedad, grietas, juntas y rigidez de los músculos doloridos.

Los ejercicios de relajación constituyen una de las prácticas mas utilizadas y efectivas para reducir estos síntomas. Practicados de forma habitual eliminan la tensión muscular y mental llevándonos a un completo estado de paz y armonía, que en principio podría resultar extraño debido al continuo estado de tensión al que ha estado sometido nuestro cuerpo.

Los ejercicios de meditación son utilizados para controlar los síntomas de ansiedad, proporcionan un estado de calma y paz interior mediante el propio control de la mente.

Usar la nutrición para aliviar la ansiedad a través de alimentos calientes dulces, ligeramente picantes, y salados. Estos son los sabores que aumentan la humedad en el cuerpo y nos ayudan a sentirnos conectados con la tierra. Pruebe la sopa de calabaza, guisos de verduras de temporada con un poco de aceite de oliva y pimienta negra, y las manzanas al horno con canela.

Desaceleración. Intenta reducir el ritmo del día a día, anda más pausadamente, come más despacio, usa el fin de semana para reducir el ritmo. También es recomendable buscar 15 minutos al día para dedicarte a ti mismo.


Dormir más. Esperar y aceptar que su cuerpo requerirá más horas de sueño durante los meses del invierno, y con base en ello planear un horario de actividades y descansos.

Mantener el ambiente interior bien iluminado. Esto funciona en muchos pacientes, para quienes ya se han diseñado lámparas para proporcionar luz brillante y libre de rayos ultravioleta.

Te recomendamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.