Cómo controlar la ansiedad

Los problemas económicos, el estrés laboral, las ganas de hacer en el día todo lo que podríamos hacer en dos y el ambiente ansioso generalizado se ha convertido en la principal forma de vida de la mayoría de nuestra sociedad. Nos encontramos ante un enfermedad mental de moda como la ansiedad que está invadiendo la vida de las personas de manera invasiva y se hace casi urgente aprender a controlarla a tiempo. Este trastorno es fácil de adquirir y difícil de desechar pero si sigues algunos consejos podrás sobrevivir con ella y no sufrir, a nivel físico, sus consecuencias.

Lo cierto es que para eliminarla no existe una fórmula mágica pero si consigues, al menos, controlar su actuación, habrás ganado una gran batalla que muchos ya dan por perdida y son la mayoría de las causas de otras enfermedades posteriores e incluso hasta de fracasos laborales y personales. No permitas que un ataque de ansiedad se apodere de tu vida y te reste calidad de vida.

Como hemos dicho anteriormente, debes ser muy consciente de que controlar y superar la ansiedad son dos conceptos muy distintos y cada cual conlleva una serie de técnicas y comportamientos específicos. Pero aquí vas a aprender a cómo controlarla de momento para que no acabes en desesperación.

Evidentemente, la mayoría de las personas que sufren ataques de ansiedad de alto grado y se ven incapaces de controlarlo solas, acuden a psicoterapeutas especializados en este campo aplicando técnicas y dedicándoles un tiempo que pueden hacer cambiar sus vida. Sólo es cuestión de ponerse manos a la obra, tener la seguridad de que va a funcionar y querer conseguirlo.

Síntomas de ansiedad

Lo primero que debes reconocer es alguno de los siguientes síntomas:

  • Nerviosismo, inquietud, impaciencia
  • Fatiga (exceso de cansancio)
  • Falta de concentración o mente en blanco
  • Irritabilidad fácilmente
  • Tensión muscular, temblores, dolores de cabeza, imposibilidad para relajarse, piensas en movimiento constante
  • Alteración en el sueño, dificultad para conciliar, despertar cansado (sueño no reparador)
  • Sudoración
  • Palpitaciones o taquicardia
  • Problemas gastrointestinales
  • Sequedad de boca
  • Otros (mareos, hiperventilación…)

Consejos para calmarse

Te ofrecemos una serie de pautas a seguir para que las apliques en la vida cotidiana y saques el máximo partido de ellas consiguiendo una mejora en tu calidad de vida y en tu salud, tanto física como mental:

  • Haz algo de ejercicio físico que te relaje como andar, hacer bicicleta o yoga. Una actividad que te permita parar por un momento la mente y que te ayude a liberar toda la tensión acumulada.
  • Haz ejercicios de respiración de manera continuada para oxigenar bien el cuerpo y la mente y para calmar los síntomas de la ansiedad en el momento que notes que empiezas a sufrir una crisis. La respiración profunda, llenando bien los pulmones y haciendo trabajar a tope el diafragma, es una buena estrategia para calmar la ansiedad. Lo mejor es intentar inspirar al máximo y luego expirar eliminando todo el aire residual que contengas en tu interior controlando la forma en la que dejas escapar el aire. Notarás cómo poco a poco tomas el control de tu cuerpo y la ansiedad va desapareciendo.
  • Si puedes hacer una planificación semanal de tus cuestiones prioritarias te ayudarán a organizar tu tiempo sin necesidad de agobiarte.
  • Rebaja en consumo de tabaco, alcohol o cafeína si es tu caso ya que éstos son tus mayores enemigos. Lo que al principio puede parecer que te calma, más tarde, la ansiedad aflorará con mayor fuerza y además, estarás desarrollando una adicción.
  • Intenta compartir con alguien tus problemas, ya sea un familiar, un amigo, un psicólogo o una pareja.
  • Implementa en tu vida una dieta sana y equilibrada, sobre todo, rica en vitamina B, antioxidantes y magnesio que ayudan a combatir la ansiedad.

Finalmente, no cabe duda de que todo lo que hagas para superar una crisis de ansiedad tiene que ir acompañado de una actitud positiva y diferente a la que has tenido hasta ahora viendo que no te ha ayudado. Enfoca toda tu atención y toda tu energía en tu bienestar y siente que lo que haces te gusta y te beneficia. Si algunos aspectos de tu vida te irrita, entonces, la manera de evitar que la ansiedad vuelva a tu estilo de vida, quizá puede ser planteando hacer algunos cambios pero desde la tranquilidad y la racionalidad.

Te recomendamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.