Aprender a manejar los pensamientos angustiosos

Los ataques de angustia son un trastorno muy frecuente en la sociedad que vivimos, por lo que puede resultar importante conocer sus síntomas y como tratarlos. Este problema sin tratar puede tener como consecuencia un deterioro de la salud física y psicológica.

La angustia viene de pensamientos negativos no deseados que son muy molestos. Estos pensamientos pueden ser espeluznantes o desagradables. De hecho, no reflejan la personalidad, pero llegan inesperadamente y eso causa angustia.

Es común que suceda en personas ansiosas y no deben ser una fuente de vergüenza o miedo. La angustia molesta tanto porque las personas que la padecen temen que van a decir o hacer cosas que no desean, y por tanto, acaban perdiendo la confianza en si mismos.

Las personas ansiosas tienden a darle vueltas a estos pensamientos angustiosos, haciendo que estos cobren más importancia en sus vidas. También puede darse en situaciones de estrés en las cuales la persona ansiosa se agobia por todo lo que le sucede.

emociones enfermedades

Normalmente, es difícil trabajar para cambiar un hábito de conducta y/o pensamiento. Pero, es mejor esforzarse un poco más durante un cierto periodo de tiempo para así estar mejor el resto de nuestras vidas que no acomodarse y sufrir durante más tiempo ya que a la larga, esta angustia será de mayor intensidad. Por tanto te traemos técnicas para manejar la angustia:

Reconocer y aceptar la ansiedad

Estas son las razones por las que nos cuesta aceptar la ansiedad:

  • La negamos por que creemos que la situación no es tan grave.
  • En ciertos momentos, reconocer la angustia puede angustiarnos más.
  • Estamos acostumbrados a ella hasta tal punto que creemos que no nos afecta.

En caso de que nos cueste trabajo aceptarla podemos acudir a un especialista a que nos ayude a superarla o anotar los síntomas físicos y emocionales que tenemos para detectar la angustia.

Detectar nuestros pensamientos

Una manera de detectarlos es hacer una lista de los sentimientos que tengamos en ese momento. Otra forma es escribir todo lo que creemos que pensarían otras personas en esa situación y analizar cada uno de esos sentimientos.

pensamientos negativos

Desarrollar un locus de control interno

Cuando tenemos un locus de control interno, sabemos que aunque nos cueste trabajo o necesitemos buscar información o ayuda, podemos mejorar nuestra vida.

Cuando tenemos un locus de control externo, que es aprendido desde la niñez, no nos sentimos capaces de solucionar nuestros problemas y terminamos sintiéndonos víctimas o viviendo enfadados con el mundo.

Te recomendamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.