CONSEJOS PARA CONTROLAR LOS ATAQUES DE PÁNICO

CONSEJOS PARA CONTROLAR LOS ATAQUES DE PÁNICO

La ansiedad es un estado anímico que normalmente anuncia alguna anomalía en la persona, psicológica y físicamente. Cuando nos encontramos ante alguna situación de estrés, un poco de ansiedad puede venir bien, incluso nos mantiene alerta y proporciona energía adicional para completar las tareas que se tienen pendientes. Pero a veces, esta ansiedad se transforma en un miedo irracional, pánico a algo desconocido que realmente sólo sucede en nuestras mentes y que puede trastornar nuestras vidas.

Los síntomas que aparecen ante un ataque de pánico son muchos y diversos, pero entre los principales podemos citar sobre todo una sensación de asfixia, presión y dolor en el pecho, fuertes latidos del corazón y pulso acelerado (a veces acompañado de arritmia). También pueden sentirse náuseas, mareos e incluso vómitos, vértigo y desorientación. Hay personas que tiemblan o tiritan, y a causa de la presión arterial alta, sienten cosquilleo y adormecimiento de las extremidades superiores e inferiores. Asimismo, el individuo tiene la sensación de estar viviendo ajeno a la realidad, como de estar soñando (o más bien dentro de una pesadilla). Sobre todo, se siente perdido, vacío, con miedo a hacer algo fuera de lo común, a morir o a resultar herido de alguna forma. Las causas por las que una persona puede padecer estos ataques son diversas, pero principalmente se puede deber a un desequilibrio químico en el cuerpo, o bien una relación con un recuerdo inconsciente, el efecto secundario de un medicamento o un trastorno psicológico no detectado.

Para evitar los ataques de pánico y ansiedad, o al menos hacer que se reduzcan, existen una serie de pautas sencillas y prácticas que los profesionales recomiendan. Por ejemplo, aprender a controlar la preocupación; se trata de un ejercicio diario que tomaría al individuo unos treinta minutos, durante los cuales podría pensar en todos aquellos asuntos que le preocupan, en el mismo lugar, a la misma hora, para que, poco a poco, se vaya enfocando en la realidad, y a continuación siga realizando sus tareas diarias. Por supuesto, también es muy aconsejable aprender técnicas de relajación, ya sea yoga, relajación muscular o respiratoria. La relajación muscular por ejemplo es muy efectiva, se trata de contraer cada uno de los músculos del cuerpo desde los pies a la cabeza, relajándolos a continuación. Asimismo, se recomienda realizar algún tipo de ejercicio de vez en cuando, porque libera serotonina, lo cual proporciona una agradable sensación de bienestar, y propicia el descanso posterior.

Hay que dejar de lado los elementos nocivos, como las bebidas alcohólicas y las drogas, ya que muchas veces son el detonante de un ataque de ansiedad al alterar la composición química del cuerpo. La cafeína también es perjudicial, pues estimula en gran medida el sistema nervioso.

Si fuera necesario, hay que acudir a un especialista para que aconseje sobre la mejor técnica o tratamiento para vencer este problema si se presenta de forma persistente. Lo más importante es no automedicarse, puesto que puede conducir al agravamiento del problema e incluso a una sobredosis si no se tiene cuidado en las tomas. Los medicamentos usados son pastillas muy peligrosas que han generado más de un problema a las personas que las toman sin prescripción médica.

Compartir en redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Te recomendamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>